Alcaldía de Neiva declarará la caducidad en el estadio

13

En medio de una dura controversia jurídica, la Alcaldía de Neiva, definirá hoy la suerte de las obras de remodelación del estadio ‘Guillermo Plazas Alcid’ de Neiva.

La decisión se anunciará hoy en audiencia pública, después de nueve meses de estar en total congelada por las acciones judiciales que habían impedido su realización.

“Lo que está claro es que esta vez, se notificará la decisión final para determinar el futuro de las obras”, anunció el alcalde ad hoc, Eduardo Richard Vargas, delegado exclusivamente para resolver esta controversia.

El funcionario confirmó la diligencia no tiene reversa y se desarrollará como está programada. La audiencia está programada a partir de las 8:00 a.m. en la oficina de Contratación. Los representantes legales del consorcio Estadio 2014 Miguel Alejandro Lozano Castañeda y Luis Alfonso Trujillo fueron convocados lo mismo que sus apoderados, quienes interpondrán los recursos que sean procedentes para impedir una eventual caducidad y permitir que puedan terminar.

Sin embargo, la posibilidad de un posible acuerdo, está por ahora, descartado. Los mismos empresarios, desde tiempo atrás han advertido la imposibilidad de esta salida.

La prioridad

Más allá de las sanciones que se impongan y se anuncien en audiencia pública el objeto principal debe ser la garantía de continuar ejecutando el proyecto.

Desde que se produjo el último colapso, los contratistas expresaron la posibilidad de terminar la obra, argumentando que contaban con los recursos para culminar las obras pendientes.

Sin embargo, por estar en desarrollo el proceso sancionatorio, las opciones fueron descartadas. La administración ha reiterado la intención de terminar la primera fase. En ese mismo sentido se pronunció Coldeportes y los organismos de control.

Sin embargo, todo parece indicar, que en este caso, el alcalde ad hoc se inclinará por declarar la caducidad por incumplimiento.

Las razones

Los argumentos, como lo ha informado  están soportados entre otros, en los estudios contratados con la firma Sísmica & Estructuras, en cofinanciación con Coldeportes.

Pero igualmente en los hallazgos que encontró La Gerencia Departamental de la Contraloría, antes de la tragedia, que desataron la controversia jurídica.

El proyecto iniciado en el 2012 se puso en marcha en medio de la improvisación, sin los presupuestos adecuados, sin la totalidad de los diseños, pero además, rodeados de supuestas irregularidades en la fase precontractual y contractual, objeto de otras investigaciones penales y disciplinarias.

El proyecto original contemplaba la remodelación de todo el estadio y así fue seleccionado y viabilizado por Coldeportes. La remodelación costaba inicialmente 45.658 millones. La primera etapa contemplaba la adecuación y construcción de las tribunas oriental y occidental, adecuación de la cancha, camerinos, baterías sanitarias, sala de prensa y otros servicios.

Sin embargo, el proyecto fue modificado para ejecutarlo por fases sin ninguna justificación técnica, administrativa y financiera para tomar esa decisión. El contrato final ascendió a  28.884 millones de pesos.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.