El particular caso de la “lengua peluda negra” que se presentó en EE.UU.

48

 es una de las revistas más prestigiosas en el mundo médico. Además de publicar rigurosos estudios científicos, con frecuencia también aparecen en su página web breves relatos que explican extraños casos clínicos. Una de sus secciones, de hecho, lleva por nombre “Caso-desafío”. En ella recopilan un listado de particularidades que suelen encontrar los doctores, al mejor estilo de popular serie Dr. House uno de aquellos extraños casos  de la Universidad de Washington, en Estado Unidos. “Lengua peluda negra”, lo titularon

En unos breves párrafos relataban lo que habían encontrado semanas atrás tras examinar a una paciente. Luego de que llegara al hospital con varias lesiones en sus piernas por un accidente de tránsito, los médicos le formularon dos antibióticos: meropenem, por vía intravenosa, y minociclina, por vía oral. La mujer, de 55 años, había desarrollado múltiples infecciones microbianas.

Sin embargo, al cabo de una semana, presentó un extraño síntoma. Su lengua se había tornado oscura. La decoloración también vino acompañada de náuseas y vómito.

El diagnóstico de los especialistas al ver so boca fue una particularidad: “black hairy tongue”. “Lengua peluda negra”, en español. Las primeras sospechas indicaban que era una reacción a la minociclina.

Después de suspenderle el tratamiento y probar otro grupo de antibióticos alternativo, la lengua de la paciente volvió a su estado normal. Tardó 4 semanas, en las que, además, los doctores le recomendaron una buena dosis de higiene oral.

Justamente, la escasa limpieza de la boca, el uso de tabaco y, en algunos casos, la reacción a algunos antibióticos, son algunas de las causas de esta particularidad clínica.

Aunque no se conoce con precisión el por qué del ennegrecimiento de la lengua, es posible que, como lo cuenta el portan N+1, al desprendimiento del epitelio de la lengua y a la posterior proliferación de microorganismos o la acumulación de micropartículas. Los “pelos” formados en el órgano pueden alcanzar entre 12 y 18 milímetros de longitud.

Sin embargo, no hay razones para asustarse. Es un caso muy particular que es reversible y no genera mayores complicaciones.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.