Hay que hacer una agenda de sostenibilidad de la paz

56

Fiel a sus costumbres de indígena Maya, la Nobel de Paz Rigoberta Menchú Tum, dio su apreciación acerca del Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia

La Guatemalteca, quien se ha destacado por su incesante defensa en relación a los derechos humanos, tras su visita por la ciudad de Neiva, dio una nutrida recomendación al pueblo, el gobierno colombiano y todos los actores a nivel general del posconflicto.

“Mi mensaje más importante es que a partir de un posconflicto hay que hacer una agenda de sostenibilidad de la paz. Cómo sostener la paz, no es solamente cómo alcanzarla, sino cómo hacer para que los conflictos no retrocedan, no se vuelva a lo mismo”.

Y agregó “pero también cómo dar paso hacia una armonización de la sociedad justamente saldando cuentas con todas las violencias existentes”.

Y es que para la también reconocida con el título de Doctora ‘Honoris Causa’ concedido por la Universidad Autónoma de Madrid; las violencias que genera el conflicto, unas tienen que ver con actitudes, y otras con intereses políticos, económicos, e incluso intereses sectoriales que se generan en torno a este.

En ese sentido, recalcó que “el diálogo no solo es la ausencia de la guerra, porque esta se puede terminar pero la violencia sigue latente en la sociedad” y aseguró que “tampoco es solo la suscripción de acuerdos de paz, porque nosotros vemos en Guatemala que estos son extraordinarios y nos da agenda para más de 50 años. Sin embargo, los mismos no operan por sí solos.  Si no hay voluntad política, un permanente diálogo, mediación de nuevos conflictos, y si no hay una inversión en la paz, no hay posibilidad de que se cumpla solo”.

También manifestó que felicitaba con mucha esperanza los acuerdos de paz en Colombia.

“Sigo deseando que la paz firmada sea el comienzo realmente de que se terminen los conflictos armados y comiencen una cristalización de diálogos, negociación, soluciones políticas, de encuentros y reencuentros”, y para lograr esto, indicó que es calve  “que no se quede en la impunidad el pasado, porque a medida que olvidamos el pasado, también volvemos a cometerlo”.

Educación y paz

Durante su visita del día de ayer, estuvo reunida con docentes del Huila, en el marco de la presentación de la Constituyente Educativa que se logró construir como hoja de ruta hasta el año 2030.

Luego de agradecer la invitación al departamento por parte de la Secretaría de Educación, dio un discurso en el Centro de Convenciones, el cual inició regalando saberes de su cultura Maya.

“Nuestro sagrado día de hoy (ayer), según el calendario Maya, es la fuerza del camino. Todo tiene un camino, a donde fijemos nuestra mirada, encontramos unos puntos  de cómo llegar, cerca y lejos. Nuestro órgano principal el día de hoy son nuestros pies, muchas veces no cuidamos nuestras rodillas, pero si tenemos conciencia que somos una articulación completa, entonces tenemos que mover un poquito nuestras articulaciones, y eso nos hace posible una mayor utilidad de nuestras vidas. No solo del cuerpo sino de las vidas”, he hizo que todo el auditorio se pusiera de pie.

“Somos oxígeno y por nosotros pasan desde las células más chiquitas, las más grandes, y también nuestras propias penas. Qué hermoso es que somos y hacemos parte de todos los seres vivos del planeta. Y Lo más importante es juntar estas energías que tenemos en este  salón donde concluimos todos; ideas, conocimientos, sabiduría. Los ancestros Mayas nos enseñaron siempre que hay dos tiempos, el tiempo del conocimiento que es lo que ustedes han hecho con la Constituyente. Y el tiempo de la sabiduría, que es la propia vida que tú has vivido, para poder ponerlo en práctica”.

Durante su intervención, aseguró que la Constituyente Educativa del departamento del Huila, “Es un precedente que puede generalizarse porque hoy la educación a nivel global en el planeta necesita esa constituyente, y volver a entender la educación  como algo que sirve para vida propia y la de los demás, y no solamente una teoría”.

En ese sentido, se refirió a las víctimas y al papel de la educación con este grupo de personas.

“Qué hermoso es rendir homenajes a las  víctimas de conflictos armados internos, porque ese sufrimiento, dolor y fragmentación, que sufrieron ya sea un su niñez o en su hogar no es posible olvidarlo. Solamente hay que vivir con ello y tener el tiempo necesario para que te indiquen un nuevo rumbo. Eso es educación también  La educación no solo es académica sino la forma en que tú concibas la vida y misión”.

Aseguró que el hecho de que 6200 personas hayan  discutido sobre educación, es “verdaderamente loable y significativo. Les felicito por eso”.

Multiculturalismo y Posconflicto

Rigoberta Menchú, siempre ha defendido la historia de los pueblos originarios y ha buscado que la comunidad internacional, se involucre en la defensa de los pueblos abusados y cercenados, debido a que a su temprana edad observó todas las injusticias y atropellos en contra de los indígenas guatemaltecos, viviendo estos en un estado de vida precario, lleno de discriminación y explotados por los terratenientes y la clase alta.

Durante su ponencia “La educación desde la multiculturalidad y etnicidad y el papel de la educación en el posconflicto”, indicó que si se habla se multiculturalismo, debe primero reconocerse que somos diversos, y que hay diferentes culturas y pueblos. Si no se hace, “da lo mismo, porque se vuelve un concepto vacío y lo más importante es reconocer la diversidad”.

Segundo, que el multiculturalismo, no es posible hablarlo sino se tiene en cuenta el pluriculturalismo, multietnicidad, diversidad.

“Y si empezamos por el ser humano, que es diverso, nuestra especie, sin etnicidad ni cultura, somos 260 personalidades cada quien según los Mayas. Entonces pensamos de una manera extraordinaria porque así es nuestra naturaleza”.

Dijo que el multiculturalismo ha hecho bastante en la educación formal y puede realmente satisfacer varias de las deudas históricas y de exclusiones que hay en la sociedad.

Con respecto al posconflicto, señaló que a veces “quisiéramos avanzar más, que después de que se firmaron los acuerdos, ya que llegue la paz, pero si ni siquiera tiene un sentido la paz en mi vida, cómo puedo aspirar a que eso pase. Entonces le hemos dado más importancia  a las armas y la violencia; más estatus a la muerte; y hemos olvidado que hay otras maneras de ver la paz, que es precisamente educación, cultura, identidad, diversidad, multiplicar las capacidades de resolver problemas, entender la sociedad y alimentar alternativas”.

Reiteró que no se va a solucionar solo con firmar acuerdos, pues en su país hace más de 20 años firmaron uno y aún resta bastante.

Dijo que se debe respetar los saberes ancestrales y se debe buscar reconocer ese multiculturalismo y que hay otras civilizaciones.

“Yo creo que hay muchas civilizaciones que nos han dejado huellas en el tiempo, y que nos corresponde actualmente aprovecharlos para nuestro sistema de vida,  no solo para crear jóvenes máquinas para la empresa industrial”.

“El ser humano debe recuperar su calidad espiritual, lo llaman ustedes así, pero yo lo llamo natural. Su ser natural es diverso, extraordinario. Por su ejemplo, actitud y habilidades, pueden llegar a hacer cosas maravillosas. Yo creo que los profesores tienen mucho qué hacer para crear ciudadanos y ciudadanas libres, felices, porque es lo que queremos”.

Nobel de Paz en el año 1992

Rigoberta Menchú Tum, Premio Nobel de la Paz 1992, es considerada la luchadora indígena de mayor influencia en los tiempos modernos, activista social, pacifista y política de procedencia guatemalteca que ha dedicado su vida a favor de las causas de las comunidades indígenas no solo de su país natal sino de toda Latinoamérica y el mundo.

Durante las décadas de los setenta hasta la actualidad, se ha destacado por su incesante defensa en relación a los derechos humanos en la región. Su reconocimiento internacional inicia con la publicación de su autobiografía “Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia”, realizada desde el exilio en México, donde relata que dentro de las torturas y asesinatos realizados por la fuerza militar de Guatemala, estaban algunos familiares de sus  incluyendo su madre, quien fue secuestrada y abusada hasta causarle su muerte.  También murió su padre y hermanos.

Constituyente Educativa Huila

En el Centro de Convenciones José Eustasio Rivera, fue entregado el documento que contiene los resultados de la Constituyente Educativa, un nuevo modelo educativo proyectado hacia el año 2030, que fue construido de la mano de todos los 37 municipios y comunidades.

El evento también contó con la presencia de las comunidades indígenas que habitan el territorio, quienes manifestaron su apoyo a la propuesta que fue realzada por docentes del departamento.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.