Especial: Del idilio de amor a la violencia física y feminicida

665

Por Jhon Freddy Figueroa

Desde hace más de un año en Colombia se han hecho todo tipo de campañas institucionales entre medios de comunicación y el Gobierno Nacional para ponerle ‘freno’ a la violencia física contra la mujer; sin embargo, las acciones han sido poco efectivas porque cada año las cifras aumentan.

El departamento del Huila, no es ajeno a esta problemática y según los informes de Medicina Legal, el Huila se ubica en los primeros lugares en lo que refiere a violencia física contra la mujer. Neiva, Garzón, Pitalito, La Plata entre otros otros aportas cifras nada halagadoras de un fenómeno que va en aumento y que en muchas ocasiones se convierte en feminicidio.

*Marcela, en su etapa de adolescencia soñaba con el amor ideal; sus pensamientos en torno al amor giraban siempre en lo que a diario veía en las novelas de televisión. Un amor a primera vista, una boda de ensueño y un hogar feliz; sin embargo nada de lo anterior se hizo realidad.

Ella, es una de las tantas mujeres que en el Huila hacen parte de las cifras de maltrato físico y que con el paso de los días tienden a aumentar. Un maltrato que cuando no se denuncia a tiempo puede terminar en tragedia.

“Él era atento, tolerante y me conquistó con detalles y con la nobleza que se mandaba en ese entonces” son parte de las palabras de *Marcela, una bella mujer que al año de haber conocido a su pareja sufrió en carne propia la violencia física; una situación para lo cual no estaba preparada y que hoy día acompaña con el temor.

El caso de *Adriana no, dista mucho del de Marcela. La violencia física ha estado acompañada de amenazas de muerte a su integridad y núcleo familiar; ella, por parte de su actual pareja ha sido víctima de la violencia con tentativa de homicidio.

“En el 2.009 él llegó borracho a la casa y me pegó un machetazo en la pierna y desde ahí decidí no más y denunciarlo” dice *Adriana, otra mujer víctima de violencia física en el Huila.

Cifras que preocupan

En Colombia, según el Forensis 2018 publicado por Medicina Legal indica que en el año 2018 en el año 2018 se realizaron 49.669 peritaciones en el contexto de la violencia de pareja, cuya tasa es de 120,57 casos por cada cien mil habitantes, siendo el hombre, el principal presunto agresor.

Del total de valoraciones realizadas, el 86,08 %, 42.753, se practicaron a mujeres. En nuestro país por cada hombre que denuncia ser víctima de violencia por parte de su pareja, seis mujeres lo hacen.

Durante el año 2018, el INMLCF realizó 49.669 peritaciones en el contexto de la violencia de pareja, de las cuales el 86,08 %, (42.753) casos correspondió a mujeres. Durante el decenio 2009-2018 se realizaron 522.454 valoraciones por violencia de pareja tanto a hombres como a mujeres; es decir, un promedio de 52.245 valoraciones por año. La tasa más alta por cada cien mil habitantes durante este periodo se presentó en el año 2009 168,13 y la más baja en el 2013, 116,04. Para el año 2018 la tasa fue de 120,57 casos por cada cien mil habitantes; con descenso de 2,06%, representados en 403 casos menos de los registrados en el año 2017. En lo que concierne al número de víctimas, en el año 2009 se registraron 61.131 casos, desde allí se presentó una tendencia a la baja, siendo el año 2013 el que menor número de casos registró 44.743 (Figura 1).

Los departamentos con las tasas brutas más altas fueron Casanare: 336,36; Arauca: 276,71; Meta: 223,42; Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina: 217,74 y Amazonas: 204,92. Los departamentos con el mayor número de casos registrados fueron Bogotá 12.493; Antioquia 5.546, Cundinamarca 3.985 y Valle del Cauca 3.765.

Violencia de pareja según actividad durante el hecho y sexo de la víctima. Colombia, año 2018.

Ahora bien otro dato relevante del informe en el contexto nacional es que en mujeres el mayor número de casos se presentó cuando la víctima estaba realizando actividades asociadas o relacionadas con el cuidado personal (11.743), seguido de actividades domésticas, (10.850). En hombres, el mayor número de casos se presentó cuando se encontraban desplazándose de un lugar a otro con 1.900 casos seguido por, actividades asociadas o relacionadas con el cuidado personal con 1.814 casos.

Para la doctora Lina María Ramos, directora regional sur de Medicina Legal, el Huila es un departamento que a nivel nacional presenta altos índices de maltrato contra la mujer.

Aunque vale decir que en el 2018  se presentó una leve reducción en lo que respecta al maltrato contra la mujer pues según Forensis en el 2018 fueron 1.168 casos de maltrato físico contra la mujer con respecto  a los 1.310 del año 2017 y los 1.279 del año 2016.

Es de anotar que los casos ahí reportados corresponden a violencia física y que en la mayoría de las veces es presentada por su compañero sentimental.

El informe asimismo revela por ejemplo cuales son los municipios del Huila que lideran esta problemática en el periodo 2018.

Neiva 662 casos, Pitalito presentó 111, Garzón 68La Plata 34, Palermo 28, Isnos 25 y Campoalegre 22 eventos de violencia física contra la mujer; cifras que corresponden al año 2.018. (Ver cuadro general)

Freno a la violencia contra la mujer

Las cifras preocupan no solo a las autoridades sino también a diferentes entidades del orden gubernamental que de una u otra forma abanderan causas en pro de la mujer.

Desde el 2014, el departamento del Huila aprobó la Política Pública de Equidad de Género para las mujeres huilenses mediante Ordenanza 013 de 2014. (Ver documento)

Ordenanza 013 de 2014 by Jhon Figueroa on Scribd

Y fue en el 2015 que el Gobierno Departamental comenzó su proceso de socialización de la Política Pública de Equidad de Género para las mujeres huilenses y a la vez adelantó la campaña ‘Soy Mujer, Soy Capaz’; una iniciativa que ha sido infructuosa porque la violencia contra la mujer sigue en aumento.

Tan solo en el Huila, se conocen cerca de 266 organizaciones de mujeres que trabajan en contra del maltrato a la mujer en todas sus formas; una de ella es la Corporación Casa de la Memoria Quipu Huasi; quienes a través de su comité impulsaron la campaña Mujer Sin Violencias.

“Esta vez nuestro pretexto fue el VI Encuentro Departamental de Mujeres, el cual se realizó durante los días 18, 19 y 20 de noviembre, como siempre en el marco del día internacional de la NO VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES” dijo Isabela Quintero, integrante de la organización.

“Lo que se busca es que las mujeres se eduquen, se formen con liderazgo y que exista también una mirada del tema que ellas lo reconozcan, que se identifiquen y se organicen que de parte de los hombres surjan nuevas masculinidades, lo cual implica enseñarles a las mujeres que no sean agredidas y que no lo permitan” dijo Luisa Fernanda Aguas Muñoz, docente e investigadora y quien también presta sus servicios a la organización Casa de la Memoria.

Por parte del Gobierno Nacional, se dio paso a la Ley 1257 de 2008, la cual establece que cuando la mujer es víctima de violencia física, psicológica, económica o sexual puede instaurar la denuncia; lo anterior se ha denominado como Ruta de Atención a las Mujeres Víctima de Violencia, pero hecha la ley hecha la trampa.

En el Huila y en Neiva, los burgomaestres han sido negligentes en hacer cumplir la Ley de No Violencia contra la Mujer, las estadísticas no han disminuido y por el contrario la violencia contra el género femenino ha empeorado debido al no cumplimiento de la misma.

Paradójicamente a lo que día a día, vive una mujer maltratada físicamente por su pareja se aúna la negligencia de funcionarios que no orientan sino que desorientan; no atienden la denuncia y por el contrario someten a la víctima de agresión a un interminable ‘pinponeo’ entre instituciones; así lo denunció una de las afectadas por este flagelo. La razón, de acuerdo a funcionarios es que si no hay hematomas, golpes o suturas es difícil aplicar la ley.

El temor entonces de una mujer se acrecienta. De la denuncia se pasa a la incertidumbre de la reacción que tome su agresor que en algunos casos se torna violenta hasta causar la muerte de su víctima.

*Marcela, vivió en carne propia el maltrato. Se decidió por hacer lo correcto y aunque no le solucionaron nada, ni siquiera le tomaron la denuncia, ya tomó la decisión de ocultarse en un pueblo del Huila con una amiga que le ha brindado su apoyo. Ella, teme por su vida porque dice que su pareja la buscará en donde sea y ya la ha sentenciado. “Usted me denuncia y se muere”, le ha dicho.

El feminicidio, la parte trágica de la violencia

El dato trágico de la violencia contra la mujer es cuando se pasa de los golpes a los hechos tangibles en donde prima el asesinato cometido por compañero sentimental o ex pareja tal como lo relacionan algunos medios de comunicación de la región.

Para Yamile Roncancio, la directora de la Fundación de Feminicidios de Colombia, otra organización que recoge datos de asesinatos a mujeres, en el país apenas se están empezando a registrar con detalle este tipo de casos de violencia en contra de la mujer. 

“En este momento solo dos fundaciones estamos recogiendo esa información, porque muchas veces los asesinatos de mujeres no necesariamente están relacionados con violencia de género, sino, por ejemplo, con bandas criminales o incluso con balas perdidas”, explicó Roncancio.

Según el informe de la fundación Feminicidios Colombia, en el año 2018 se presentaron 297 feminicidios en Colombia.

De los 297 casos que hubo en 2018, según el informe de la fundación, hubo 35 menores de edad, 133 madres y cinco mujeres que estaban en estado de embarazo.

De la totalidad de feminicidas, 203 eran conocidos por las víctimas. Ochenta y tres eran exparejas. El departamento más violento fue Valle del Cauca, con 46 feminicidios, y el mes más violento fue julio, con 36 casos.

Para diciembre de 2018, tan solo 37 feminicidas habían sido condenados por sus crímenes.

Lastimosamente, los feminicidios en nuestro país están lejos de acabarse. Al término del primer mes de 2019, hubo 13 en Colombia. Esto quiere decir que aproximadamente cada dos días mataron a una mujer en nuestro país.

2018, un año trágico para las mujeres en el Huila

Las estadísticas en materia de feminicidio indican que el 2018, fue un año trágico para las mujeres victima de violencia física; en ese año se presentaron en el Huila 6 asesinatos de mujeres o feminicidios y la sociedad huilense, fue testigo presencial de algunos casos aterradores y lamentables

1. Uno de esos casos fue el de Leidy Bustos de 21 años ocurrido en el municipio de Tarqui el año pasado, donde con 9 meses de embarazo, fue asesinada por su expareja con arma de fuego. Él la había citado en el parque central con la finalidad de hablar con ella, donde aprovecho para sacar el arma y propinarle 2 disparos en el pecho acabando con la vida de ella y la de su bebé que pronto habría de nacer.

2. En medio de intolerancia y celos un hombre identificado como Esteban Javier Esteban Polanía atacó a su compañera sentimental con tijeras en varias partes de su cuerpo en el barrio Cuarto Centenario en el sur de la ciudad.

La mujer identificada como Paola Andrea Vargas de 26 años y enfermera jefe de la Clínica Uros falleció cuando era atendida en un centro asistencial. Horas después el sujeto habría intentado suicidarse cortándose en sus muñecas; este caso fue muy sonado dado que el feminicida habría confesado su crimen por las redes sociales con el siguiente mensaje:

Muy pronto…Pronto se conocerá la verdadera historia. Porque admito que fui un lobo y una bestia; pero Ella es muy bella, no es la caperucita”.

3. Es triste mencionarlo, pero el reciente caso de feminicidio lo tuvo Kinmerly García de 26 años en Campoalegre, encontrada el lunes 22 de abril en una maleta de viaje con golpes en la cara y heridas de cuchillo en su cuerpo. Fue asesinada el sábado santo en la noche. El responsable de este hecho fue su exesposo.   

4. Otro sonado caso fue en Campoalegre, en donde la comunidad en pleno se unió para rechazar el feminicidio del que fue víctima Kimerly García Delgado, la joven que fue hallada muerta y empacada en una maleta.

Todos los indicios condujeron a  las autoridades a determinar que el excompañero sentimental de Kimerly, Irvin Fabián Chigungo Loaiza, de nacionalidad Ecuatoriano fue el responsable de dicho crimen.

La pareja estuvo viviendo en Ecuador pero al parecer por el maltrato al que era sometida, Kimerly habría decidido abandonarlo y regresar a Campoalegre.

En una conversación por whatsapp la víctima expresó que había hablado con Chigungo Loaiza, le había explicado la situación y él se había marchado.

Esto solo algunos de los casos que han marchado la historia de violencia contra la mujer y en donde del Idilio de amor se ha pasado a los golpes y la muerte de quien una vez fue la mujer amada.

Radiografía de la violencia contra la mujer entre Enero y Octubre de 2018:::::


Fuente: Observatorio de feminicidios en Colombia

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com