En violentos desmanes, pillaje y «cacerolazo» terminaron marchas del paro nacional

33

Como ha ocurrido en jornadas anteriores, las manifestaciones realizadas en el marco del paro nacional de este jueves, cerraron con violentos desmanes, los más graves en la ciudad de Cali, donde fue necesario imponer el “toque de queda”, medida que por iguales causas se adoptó en el municipio de Facatativá, en el departamento de Cundinamarca.

Sorprendió el»cacerolazo» que se realizó durante la noche en la capital de la república y en otras ciudades del territorio nacional. La acción ciudadana se prolongó casi hasta las 12 p.m.

En Bogotá, desde el comienzo y a lo largo de la jornada se registraron incidentes en los cuales ss produjeron bloqueos y fue vandalizado el sistema Transmilenio. Los daños los calculó el alcalde Enrique Peñalosa en más de 200 mil millones de pesos.

En la ciudad de Cali se produjeron actos de pillaje y turbas encapuchadas sembraron el terror al tratar de asaltar unidades residenciales.

La situación obligó al alcalde de Cali, Maurice Armitage, a decretar el “toque de queda”.

La medida la adoptó a través del decreto 4112.010.20.0658 entre 7:00 p.m. de este jueves y las 6:00 a.m. del viernes 22 de noviembre.

El alcalde justificó la drástica medida a la acción de “una serie de vándalos, desadaptados y delincuentes que están atracando y saqueando negocios. Esto no lo vamos a admitir. Les caerá todo el peso de la ley», complementó.

«Es muy triste que el esfuerzo de las 20 mil personas que marcharon en paz se vea empañado por actos criminales de unos pocos», dijo el alcalde caleño.

En Medellín, Antioquia, además del caos provocado por las marchas, los vándalos se tomaron la Universidad de Antioquia para saquear sus instalaciones.

También atacaron algunos ventanales del comercio, pero esta acción fue rechazada por algunos manifestaciones.

El alcalde de la capital antioqueña resaltó que las manifestaciones transcurrieron de manera pacífica y tranquila, pero luego, grupos radicales, desadaptados y vándalos, hicieron daños en las afueras de la U de A. Dijo que las autoridades avanzan en la investigación.

No obstante los desmanes, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo y la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutierrez, entregaron un parte de tranquilidad al final de la jornada.

Descataron que Cali, la capital del Valle y el municipio de Facatativá, en Cundinamarca, se decretó toque de queda para reestablecer el orden público.

Los ministros advirtieron que vándalos, criminales y violentos, atacaron bienes públicos y privados, lo mismo que a la Fuerza Pública, a periodistas, defensores de derechos humanos, ambulancias, carros de bomberos.

«Lugares históricos, joyas arquitectónicas fueron blanco de la barbarie. Además, los sistemas de transporte en algunas ciudades fueron atacados», precisó el mindefensa.

En gran parte del país la jornada terminó en las primeras horas de la tarde y sin alteraciones del orden.

En Bogotá la situación más grave se presentó en el portal de Suba, que desde muy temprano fue bloqueada y luego vandalizada. Los contenedores de basura fue incinerados y el Supercade fue asaltado. Todas las vidrieras resultaron destruidas.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com